Sorli ha invertido 6 millones de euros en una primera fase de reformas de 14 establecimientos con el objetivo de adaptarlos a las tres líneas de negocio desarrolladas dentro del plan estratégico de la compañía.

Por un lado se han adaptado 7 supermercados de tamaño grande, mediano y pequeño al nuevo modelo comercial de Sorli que busca aportar soluciones qwue faciliten el proceso de compra mediante una nueva distribución de los productos organizados por categorías definidas en función de las necesidades del consumidor final como la de elaborados cárnicos, la de comida rápida o la de celebraciones, entre otros.

El nuevo modelo comercial de Sorli también pasa por seguir apostando por los valores diferenciales de la compañía "como son la excelencia en los productos frescos y el hecho de ser el supermercado de proximidad que dispone de un mayor surtido de referencias, por sobre las 7.000", según aseguran desde la empresa. También se ha dotado a las tiendas de nueva tecnología que optimiza la gestión de los pedidos de productos frescos con datos que permiten realizar una previsión de ventas futuras más ajustada.

Sorli es propiedad de Superficies de Alimentación, empresa familiar con capital 100% catalán fundada en 1923 en Barcelona. Actualmente, la compañía cuenta con diferentes líneas de actividad como son los supermercados, las gasolineras, los centros deportivos, restaurantes y cafeterías y un centro comercial exclusivo (Sorli Emociones) que incluye un hotel de 4 estrellas

Por otro lado, las reformas también se han traducido en la reconversión de 5 establecimientos de entre 100 y 400 metros cuadrados al nuevo concepto Sorli Nyam planteado como tiendas de referencia para todos aquellos que quieren alimentarse de forma fácil, variada, rápida y no tienen tiempo para cocinar ni ir al supermercado.

En los establecimientos Sorli Nyam el 90% de los artículos (con preferencia para formatos pequeños) están listos para comer y se organizan en tres grupos. En el principal hay panadería y fruta, en el segundo, productos refrigerados, congelados o de temperatura ambiente todos listos para comer, y en el tercer grupo se encuentra un surtido reducido para cubrir las necesidades básicas de la cocina y la limpieza del hogar.

Finalmente en esta primera fase de reformas también se han adaptado 2 estaciones de servicio bajo la marca SorliGo.

El último de los 14 establecimientos reformados ha sido el supermercado de la calle Nápoles número 10 del distrito de Sant Martí de Barcelona, para el que se han invertido 900.000 euros. El establecimiento dispone ahora de 1.100 metros cuadrados de sala de ventas con todas las secciones de productos frescos (panadería, frutería, charcutería, carnicería y pescadería), además de incorporar una nueva sección Sorli Nyam, un espacio de parafarmacia y un aparcamiento para los clientes. El supermercado de la calle Nápoles concluye la primera fase de reformas de Sorli iniciada en marzo de 2016 y para la que se han invertido 6 millones de euros, de los cuales 4 correspondientes al ejercicio 2017.