La economía española está siendo la más golpeada por la pandemia del Covid-19, con una caída del PIB del 23,3% desde el inicio de la crisis, según el último informe de Previsiones Económicas de la OCDE. Y es que, las medidas de confinamiento y las restricciones a la actividad durante el Estado de Alarma, han golpeado de forma especialmente fuerte al comercio. De hecho, según la OCDE, cada semana de cierre de las tiendas, el comercio ha restado 9,5 puntos al PIB.

Ninguna otra de las grandes economías de la OCDE ha sufrido un retroceso tan acusado del comercio. La contribución negativa del comercio al PIB durante este periodo multiplica por seis al de la industria y duplica al de otro sector tan importante como la hostelería, según datos de la OCDE.

Cabe destacar que el sector de la Industria, ha caído solo 1,6 puntos; seguido de la Construcción, con una caída de 3,1 puntos. Mientras tanto, el sector de otros servicios personales ha bajado 3,9 puntos; el sector de los hoteles, restaurantes y viajes, 4,8 puntos; y el de las actividades profesionales ha registrado una caída de 6,2 puntos. En total, la suma de los datos de cada una de estas actividades ha dado como resultado una caída de 29,1 puntos en el PIB.