El fuerte comienzo de año en el mercado de inversión inmobiliaria comercial en Europa prosiguió en el segundo trimestre, según un estudio de Jones Lang LaSalle. El volumen de inversión alcanzó los 5.100 millones de euros en dicho periodo, en línea con el trimestre anterior y por encima de los 4.100 millones de euros registrados en el segundo trimestre de 2012. El volumen de inversión del primer semestre, que se situó en 10.300 millones de euros, supone un incremento de más del 40% respecto a los 7.300 millones de euros del primer semestre de 2012. El mayor volumen de transacciones se debe, principalmente, a la mayor disponibilidad de inmuebles en el mercado, que está permitiendo satisfacer la demanda de inversión latente en el segmento de activos inmobiliarios comerciales en Europa.

Mientras que los principales mercados tradicionales del Reino Unido, Francia y, en particular, Alemania, siguen registrando un saludable nivel de actividad, estamos asistiendo a una ampliación del horizonte de los inversores en Europa. Suecia, Polonia, Italia, Portugal, Eslovenia y Austria, así como Rusia y Turquía, registraron unos trimestres activos. La demanda tiene un carácter cada más diversificado y se está centrando en localizaciones secundarias a medida que los inversores prestan más atención a los fundamentales inmobiliarios.

Jeremy Eddy, director del departamento European Retail Capital Markets de Jones Lang LaSalle, comenta "estamos observando una mayor presencia de inversores oportunistas en el mercado. Teniendo en cuenta el aumento de la financiación disponible para el sector inmobiliario, esperamos más actividad por parte de los inversores en el segundo semestre del año. En cuanto a las tendencias geográficas, hay una serie de operaciones que se están gestando en el sur de Europa, que proporcionarán los puntos de referencia que tanto necesita el mercado y generarán mayor confianza entre los inversores, impulsando este sector en el futuro".