El Kiosko, una nueva firma especializada en restauración, acaba de abrir su primera franquicia, tras emprender recientemente la expansión bajo este sistema de crecimiento. Ubicado en el centro comercial Heron City de Las Rozas, el nuevo establecimiento, que ha supuesto una inversión de aproximadamente 150.000 euros, cuenta con una superficie comercial de 420 m2, capacidad para 150 comensales y ha generado 12 puestos de trabajo. Se trata del segundo restaurante de la enseña en la localidad madrileña, donde ya es un referente.

Según explican sus responsables, la firma ha alcanzado un índice de rentabilidad del 20,4% desde que comenzó su actividad hace poco más de dos años con la apertura de su primer establecimiento en el parque de El Cantizal, en Las Rozas de Madrid. Durante este tiempo el rendimiento del negocio ha superado los objetivos marcados, experimentando una evolución más rápida de lo previsto.

El horario de comidas ininterrumpido desde el desayuno hasta la cena y un ticket en torno a 17 euros ha impulsado la actividad de este concepto. Pero también su modelo que ha conseguido minimizar el riesgo gracias al uso de herramientas avanzadas en el control de gastos. Lo que más diferencia a El Kiosco de otros formatos de restauración similares es el diseño del espacio, concebido con una estética industrial vintage que recuerda a los bistró franceses, con una atmósfera agradable pensada para disfrutar en distintos momentos de consumo. 

La inversión necesaria para poner en funcionamiento una franquicia de El Kiosko es de 135.000 euros para locales con un mínimo de 80 m2, ubicados en poblaciones con más de 50.000 habitantes.

También take away

El Kiosko cuenta también con un modelo complementario de negocio basado en la tendencia gastronómica food truck, que también comercializa bajo el formato de franquicia. Para desarrollarlo la empresa ha invertido en la adaptación del histórico prototipo HY Van de Citroën, un vehículo que surgió en los años 40 para fomentar el autoempleo.

Con la estética vintage que caracteriza a la marca, cuenta con una cocina totalmente equipada de todos los dispositivos necesarios para elaborar en el momento los platos de su oferta. A través del sistema take away, los clientes disponen de los productos más demandados de la enseña, entre los que destacan hamburguesas, perritos calientes, churritos de pollo y tartas.

El Kiosko ha puesto en marcha esta iniciativa con el objetivo de dar respuesta a las necesidades emprendedoras de un perfil enfocado al autoempleo, a través de un formato que se puede instalar a partir de 40.000 euros. 

Este modelo food truck está pensado para ubicaciones urbanas fijas, a la espera de que cambie la legislación ante la fuerte demanda y tendencia de este tipo de conceptos, que ya está funcionando en otras ciudades europeas y que permitirá su movilidad.