Pozuelo de Alarcón cuenta ya con un nuevo Kiosko. Ubicado en la calle San José de Calasanz, s/n de la localidad madrileña, el local se une a los restaurantes de El Cantizal y Heron City de Las Rozas. El establecimiento, propiedad de la compañía, es un chalet con amplia terraza que cuenta con un total de 180 m2 y ha supuesto una inversión aproximada de 200.000 euros. Con capacidad para 100 comensales, su apertura ha generado más de 15 puestos de trabajo.

Desde que comenzó su actividad, la cadena ha apostado por un modelo de negocio basado en el picoteo para compartir, con una propuesta formada por una gran diversidad de platos. Además cuenta con una amplia oferta de bebidas. A los tres locales operativos se suma una flota de dos food trucks, que participan activamente en todos los eventos street food de la capital, convirtiéndose en uno de los primeros restaurantes en nuestro país en promover este formato.

La apertura de Pozuelo forma parte del plan de expansión nacional que El Kiosko está llevando a cabo con la puesta en funcionamiento de nuevos locales antes de que finalice el ejercicio. La inversión necesaria para poner una franquicia de El Kiosko es de 150.000 euros para locales con un mínimo de 120 m2, ubicados en poblaciones con más de 50.000 habitantes.