La sucursal del primer casino de juego situado en el corazón de Madrid celebró, el pasado jueves 9 de enero, su inauguración oficial en un evento que contó con la presencia de un buen número de representantes del cine, la cultura y el panorama gastronómico nacional. Casino Gran Madrid–Colón mostró en su "puesta de largo" que es un espacio no sólo para el juego sino también para la buena gastronomía, de la mano de los hermanos Sandoval, responsables del restaurante Columbus, ubicado en su interior.

El evento de inauguración se produjo dos semanas después de que abriera las puertas al público, el pasado 16 de diciembre, en el Paseo de Recoletos, 37 y 41. Un hecho que ha supuesto que la capital de España vuelva a contar con un casino de juego, después de que en 1922 se cerrara la última casa de juego de la capital.

El lanzamiento de la bola inaugural, por parte del presidente de Casino Gran Madrid, Ángel Mª Escolano Belló, puso punto y final al evento. En su intervención, Escolano Belló, destacó: "lo que más nos complace es poder formar parte de la vida de esta gran ciudad. Acercar en mayor medida la suerte y la fortuna. Formar parte del ocio de los madrileños. Porque queremos ser su casino, como siempre lo ha sido desde hace 32 años". Señaló además que la capital de España se suma así al resto de las grandes capitales europeas que disponen de un casino de juego en el centro urbano, como París, Bruselas, Londres, Ámsterdam, Helsinki o Lisboa.

Casino Gran Madrid, en su sede de Colón, se ubica en un edificio distinguido por el Colegio de Arquitectos de Madrid en 2010. De apariencia futurista, gracias a sus láminas verticales inclinadas, este emplazamiento se ha convertido en un referente arquitectónico dentro del Eje Prado-Recoletos. Ocupa un total de 4.123,28 m2, que se distribuyen en cuatro plantas; además de la oferta de juego, que incluye mesas y máquinas de azar, contiene equipamientos complementarios y auxiliares, con servicios de restauración y cafetería.

La sala principal se localiza en una superficie de 1.732 m2 y aloja una zona de mesas de juego, máquinas de azar y un café-bar, titulado "Bond". La planta baja alberga otra zona de juego y otro local destinado a bar-cafetería. Se trata del "Rhum&Rhum Bar". Esta planta tiene una superficie de poco más de 1.000 m2.

La entreplanta, de 566 m2, está reservada al Restaurante Columbus, que será gestionado por los hermanos Sandoval, creadores del concepto de la "Arqueología de los sabores". Aquí también se sitúa el 'afterwork', que aspira a ser un referente en las tardes/noches de Madrid. La planta primera, de 780 m2, contiene una sala privada de juego. En esta superficie, convenientemente deslindada, también se ubica las zonas privadas para uso interno (sala de descanso del personal, vestuarios…).

Casino Gran Madrid ha adecuado su proyecto a los requisitos recogidos en la Modificación del Reglamento de Casinos de Juego aprobado por la Comunidad de Madrid, referidos a las salas apéndice. Es decir, la superficie destinada a la práctica de los juegos de mesa autorizados no excede los 1.000 m2, excluido el espacio destinado a máquinas de juego. En total cuenta con el máximo número de mesas permitidas (27) y con 65 máquinas de azar. Su adecuación, remodelación y construcción asciende a una cifra próxima a los 20 millones de euros; y el concepto arquitectónico e interiorismo han sido obra de Ignacio García de Vinuesa.

Casino Gran Madrid-Colón dará empleo a 450 personas, de las cuales más de 250 serán de nueva incorporación. La mayoría de ellos (162), ejercerán su trabajo en el departamento de juego. A estas cifras hay que añadir el medio centenar de profesionales que ocupará el restaurante Columbus; las del departamento de seguridad (más de 30 personas) y los recursos de hostelería, que se incrementa con una quincena de empleados.