Rodilla continúa con su proceso de expansión y crecimiento por España y recientemente la firma ha abierto siete nuevos locales entre Madrid y Barcelona, con una inversión media de 120.000 de euros.

En la capital española son cuatro los locales recién inaugurados: uno de 60 m2 en Arturo Soria, con terraza exterior; otro en la Estación de Atocha -franquiciado de Autogrill-; uno más de 90 m2 en El Corte Inglés de Sanchinarro; y un último establecimiento de 100 m2 en El Corte Inglés de San José de Valderas.

Por su parte, el local del Centro Comercial Splau, en Cornellà de Llobregat, es el tercero de la firma en Barcelona y cuenta con terraza exterior dentro de sus 120 m2. También ha abierto otro establecimiento en el Centro Comercial Mataró Parc, con 150 m2, terraza exterior y kiosko. El último en inaugurarse, el último fin de semana del año, fue el situado en la capital, concretamente en la calle Córcega, con una superficie de 140 m2.

Además, la enseña ha reformado el local de Valdemoro (Madrid) para adecuarlo a la estrategia y posicionamiento actual de la marca, y ha instalado un punto de venta itinerante en la estación de esquí de Sierra Nevada al estilo de los 'food trucks' que tan de moda se han puesto en los últimos meses, según apunta la compañía en una comunicado.

Estas sietes nuevas aperturas se suman a las de los últimos meses, en los que la compañía ha inaugurado un nuevo local en la calle Coso de Zaragoza, el primero de la enseña en Aragón, otro en el Centro Comercial La Cañada de Marbella (Málaga) y uno más en la Calle Ventisquero de la Condesa en Madrid.

En la actualidad, prácticamente el 100% de los establecimientos de la cadena presentan la nueva imagen. "Esta evolución de la estética de las tiendas ha sido claves para que la compañía consolide su proceso de crecimiento y expansión por la geografía española", señalan fuentes de Rodilla.