La cadena de cafeterías Starbucks España, con sede en Madrid, obtuvo el pasado ejercicio un superávit neto de 851.000 euros, es decir, un 63% menos que los 2,3 millones de 2013. La cifra de ventas subió a 53,1 millones, casi un 4% más. La firma está participada en un 51% por el grupo madrileño Sigla, controlado por Plácido Arango y un fondo de inversión. Sigla es, a su vez, cabecera de la red de restaurantes Vips y otros negocios de hostelería. El 49% restante pertenece a la multinacional estadounidense Starbucks.

La compañía ha puesto en servicio durante el año actual una decena de cafeterías, con lo que pasa a contar con un centenar, diez de ellas ubicadas en diversos aeropuertos. Las primeras aperturas de la cadena en España se produjeron en 2002. En aquel momento, Sigla y la transnacional se repartían el capital a medias. Se proponían expandirse por el territorio nacional y el portugués y acto seguido dar el salto al mercado francés. En 2009, los dos grupos acordaron repartirse las actividades. La compañía estadounidense se quedó el 100% de Starbucks Francia y Sigla el 100% de las tiendas españolas. Hace un par de años se produjo otro cambio, cuando Sigla cedió el 49% a la multinacional.