Conserves Ferrer, la empresa familiar de alimentación con sede en Santpedor (Barcelona), ha presentado una gama completa de platos cocinados al vacío en formato de 400 gramos, una ración pensada para dos o tres comensales. Los platos de la nueva gama son judías verdes con patata; guisantes con patata; menestra de verduras; ensaladilla; alcachofas troceadas; y corazones de alcachofa.

Esta técnica de cocción al vacío, dentro del mismo envase y a baja temperatura, garantiza la preservación de los nutrientes de los alimentos y todo su sabor. Además, su vida útil de 90 días, a pesar de no llevar conservantes ni colorantes, ofrece la comodidad de tener en el frigorífico platos sanos y ya cocinados.

Conserves Ferrer potencia así su oferta en la quinta gama, tras haber adquirido parte de Soluciali, pionera en platos refrigerados cocinados al vacío. El objetivo de Joan Ferrer, presidente de la compañía, es "crecer a nivel nacional, aportando sabor, salud y comodidad al consumidor con un producto de calidad gourmet, a precio asequible. Innovamos para adaptar la cocina tradicional a los nuevos estilos de vida".