La facturación de los operadores logísticos alcanzó el pasado año los 4.000 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 4%respecto al ejercicio anterior.

Según el Observatorio Sectorial DBK de Informa, esta evolución se sustentó "en el dinamismo de la actividad en algunas de las principales ramas industriales clientes", como la automoción, la farmacia o la confección-textil, así como en "el ascenso de la demanda derivada del transporte internacional y el notable aumento de las transacciones de comercio electrónico".

Los ingresos totales incluyen los derivados del almacenaje de mercancías y las operaciones asociadas realizadas sobre las mercancías almacenadas (manipulación, transporte y distribución) y excluyen el negocio derivado de servicios no asociados a operaciones de almacenaje.

Así, el negocio derivado del almacenaje y las operaciones auxiliares en almacén experimentó un crecimiento del 4,2%, hasta los 1845 millones de euros. Por su parte, los ingresos derivados del transporte y la distribución de las mercancías almacenadas registraron un crecimiento algo inferior, si bien supusieron el 54% del volumen de negocio sectorial.

Desde el informe se resalta que, a corto y medio plazo, seguirá aumentando el número y el volumen de las operaciones logísticas. "El crecimiento de la demanda permitirá compensar el efecto derivado de la presión sobre los precios, dando lugar a un moderado ascenso de la facturación sectorial, la cual se estima que crecerá un 3-4% anual en el período 2017-2018", apuntan desde DBK.

El número de operadores logísticos con actividad a finales de 2016 era de 165, cifra que supone un moderado crecimiento, tras varios años de caídas. Esto es así porque el aumento de la demanda en determinadas áreas de negocio está atrayendo a nuevas empresas.

La realización de diversas operaciones de adquisición y absorción de empresas sigue, no obstante, motivando un progresivo aumento del grado de concentración de la oferta. Los diez primeros grupos reunían en 2016 el 59,4% del volumen de negocio sectorial, cifra más de dos puntos superior a la del año anterior.