AMDPress.- Según el plan de futuro presentado por la actual dirección de Bilore, la fabricante de detergentes recortará su producción un 34,3% y despedirá a otros 52 trabajadores. En suspensión de pagos desde noviembre pasado, con un pasivo de 28,8 millones de euros, Bilore anunció el pasado día 14 de febrero un paquete de medidas que incluye un recorte laboral que afectará a su fábrica guipuzcoana de Zaldibia, que perderá 36 trabajadores, y también a la cordobesa de Lucena, que perderá a otros seis empleados; mientras que la red comercial dejará de contar con una decena de vendedores. Tras la citada reconversión laboral, la empresa pasará a contar con una plantilla de 190 trabajadores.

Así mismo, Bilore reducirá su producción anual de 140.000 toneladas a 92.000 toneladas, con objeto de centrarse en los mercados más rentables y en las marcas de distribución, que se suministran a los grandes cadenas comerciales.

Las fábricas de Zaldibia (Guipúzcoa) y Lucena (Córdoba) siguen paralizadas después de más de dos meses debido a los problemas que tienen de financiación. En este sentido, la junta de accionistas de la compañía, celebrada a finales del año pasado, aprobó una ampliación de capital de 600.000 euros, que todavía debe ser cubierta.