AMDPress.- La fabricante vasca de detergentes Bilore, con sede y planta fabril en Zaldibia (Guipúzcoa), ha elaborado un plan de futuro que contempla la reestructuración de la plantilla y la obtención de siete millones de euros de financiación a largo plazo, con los cuales sanear su balance y cumplir los pagos a sus proveedores. Durante el pasado ejercicio Bilore perdió 4,3 millones, lo que provocó dificultades de tesorería agravadas por el encarecimiento de las materias primas y la vuelta a los números rojos, tras dos años de beneficios.

No obstante, en este ejercicio prevé obtener unas ventas de 83 millones, un 4% más, y volver a los beneficios. En este sentido, hasta junio pasado la compañía vasca había ganado 436.000 euros brutos y vendido por valor de 38,8 millones de euros. Bilore espera, pues, lograr los siete millones de euros mediante la generación de recursos (en este año prevé obtener un cash-flow de 3,24 millones), una ampliación de capital cifrada en 1,2 millones y la renegociación a cinco años de sus compromisos con las instituciones públicas.