AMDPress.- El pasado 31 de octubre, el fabricante de detergentes Bilore presentó expediente de suspensión de pagos en el Juzgado de Tolosa, con un pasivo que supera los 41 millones de euros, según medios económicos madrileños.

Bilore, que cuenta con fabricas en Zaldibia (Guipúzcoa), Lucena (Córdoba) y Haubourdin (Francia), tiene como principal socio al fondo de capital riesgo controlado por el Gobierno vasco, Ezten. En su accionariado están también presentes las familias fundadoras, Arana y Larrañaga, los trabajadores y el directivo Manuel Luque.