AMDPress.- Colgate-Palmolive ha hecho público el plan de reestructuración global que llevará a cabo en los próximos cuatro años, mediante el cual pretende asegurarse un crecimiento mundial sólido y continuado, además de aumentar su participación en los mercados en los que opera.

La compañía ha anunciado que el impacto del plan supondrá una reducción de la plantilla actual (37.000 trabajadores) en un 12%, unos 4.400 empleados. El proceso de reestructuración, cuyo coste ha sido cifrado por la multinacional entre 550 y 650 millones de dólares (entre 416 y 492 millones de euros), permitirá a la compañía ahorrar entre 250 y 300 millones de dólares (189-227 millones de euros) anuales para el cuarto año.

El proceso se basa en tres objetivos clave: incrementar los beneficios a través de la reducción de costes (supondrá disminuir sus 78 fábricas actuales en un tercio), así como innovar en márketing y nuevos productos, especialmente redistribuyendo y aumentando la organización de recursos para incrementar la cuota de mercado en países de alto potencial como Europa oriental, Rusia, China y diversas zonas de América Latina y Asia.

Otras medidas del programa pasan por fomentar la consolidación de las ventas y orientar los esfuerzos hacia la consecución de un mayor y más eficaz servicio a la distribución en los mercados maduros y de crecimiento más lento; reforzar las inversiones en investigación y desarrollo en divisiones como higiene bucal; mejorar los sistemas y herramientas tecnológicas de marketing y ventas, y maximizar las inversiones en materia comercial y publicitaria.