AMDPress.- Sig Combibloc, S.A., filial en España del grupo homónimo alemán para el negocio de envases y sistemas de envasado en cartón complejo, con sede social en Alcobendas (Madrid), cerrará 2001 con 636 millones de envases vendidos que apenas suponen un crecimiento del 1,1% sobre los 629 millones de 2000. En términos de facturación las previsiones se sitúan en los 7,2 millones de euros (1.200 millones de pesetas), con un volumen de negocio representado de unos 72,12 millones de euros (12.000 millones de pesetas), a cuya evolución han colaborado más las ventas de maquinaria y que suponen crecimientos superiores al 10% sobre los 6,5 millones de euros (1.080 millones de pesetas) y 60 millones de euros (10.000 millones de pesetas), respectivamente, alcanzados en 2000.

Para Combibloc este año ha estado marcado por su relativa dependencia de su principal cliente, la central lechera Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), que ha tenido inactivas un mes las instalaciones donde se ubican sus líneas envasadoras. También ha pesado la suspensión de pagos de Grupo Solís & Avilés, otro importante cliente. Ahora, una vez recuperada la normalidad, que probablemente incluya el levantamiento en breve del citado fallido, y la captación de nuevos contratos como el recientemente logrado para envasar vinos de Capel, las previsiones para 2002 sitúan su comercialización en más de 700 millones de envases, que era el objetivo inicial para 2001.