La empresa estadounidense Gillette ha registrado en el primer trimestre de 2001 un beneficio de 204,5 millones de euros (182 millones de dólares ó 34.034 millones de pesetas), lo que representa un retroceso del 29,5% respecto al mismo periodo del año anterior, el mayor registrado por la multinacional en los últimos diez años. Según la compañía esta caída se debe principalmente a un aumento mayor al previsto de los stocks de maquinillas de afeitar y a un retroceso en las ventas de su filial de pilas Duracell.