AMDPress.- Las ventas totales de Kimberly-Clark en el último trimestre de su ejercicio fiscal 2002 se han mantenido estables en relación al año anterior, alcanzando una cifra de 3.339 millones de dólares (3.102 millones de euros), según ha informado la compañía. Sus beneficios, sin embargo, han obtenido resultados favorables. Así, el beneficio neto se ha incrementado un 8,2%, hasta 369,6 millones de dólares (343,4 millones de euros), mientras que el operacional ha ascendido un 8,7%, hasta 529,8 millones dólares (492,3 millones de euros).

La división de productos de tisú ha obtenido un crecimiento del 3% en sus ventas durante este trimestre, conducidas por el buen desarrollo de la compañía en Norteamérica y Europa. Las ventas de cuidado personal, por contra, se vieron disminuidas un 6%. Una reducción de los precios, la actividad promocional para defender la posición de mercado de la compañía en segmentos como el de pañales en Norteamérica, o una reducción del volumen de ventas en Europa como consecuencia de la alta competitividad en esta categoría de mercado han caracterizado a este trimestre.

Para el ejercicio completo 2002, Kimberly-Clark ha obtenido unas ventas de 13.600 millones de dólares (unos 12.638 millones de euros), lo que representa un crecimiento del 2,1% en relación a 2001. El beneficio operativo, por su parte, creció un 5,4%, mientras que el neto se incrementó un 4%.

Si bien los resultados se han situado por debajo de las expectativas, Thomas J. Falk, presidente y consejero delegado de Kimberly-Clark ha afirmado que el grupo está tomando las acciones decisivas para desarrollar un buen ejercicio 2003, centrándose en dos áreas principales: una agresiva reducción de costes y aumentar el volumen de negocio de la compañía. Para ello, en 2003 apoyará los lanzamientos y renovaciones de sus productos, además de defender y hacer crecer las cuotas de mercado de sus marcas, a través de los gastos promocionales oportunos.