AMDPress.- SEB, fabricante francés de electrodomésticos, se ha hecho con varias divisiones de la multinacional Moulinex, que presentó suspensión de pagos el pasado septiembre. Esta compra, decidida por el Tribunal de Comercio de Nanterre, significa la adquisición de las cuatro plantas de producción del grupo en Francia y las filiales de Moulinex en México y España y de Krups en México y Estados Unidos. De esta manera, los dos centros españoles de la firma, situados en Barbastro (Huesca) y Urnieta (Guipúzcoa), pasarán a depender de SEB, cuyos responsables ya han anunciado que no podrán asumir a la totalidad de la plantilla de Moulinex .

Sin embargo, la reducción de plantilla, que pasará de 8.835 a 4.250 personas, no afectará a las centrales españolas puesto que los pequeños electrodomésticos, línea en la que desarrollan su actividad ambas plantas, seguirán siendo una de las apuestas principales de SEB, compañía propietaria de marcas como Rowenta, Tefal y Calor.