Aral Digital.- El Instituto Tomás Pascual Sanz para la Nutrición y la Salud ha patrocinado un coloquio sobre “Obesidad Infantil”, en el que se ha puesto de manifiesto que la comida rápida no es en sí misma perjudicial. De hecho, puede resultar beneficiosa para el niño, ya que “busca sabores simples”.

“Lo negativo es “el mal uso que se hace de ella””, apuntó el doctor Basilio Moreno, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad y jefe de la Unidad de Obesidad del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, quien prosiguió “lo habitual cuando se va a un restaurante de este tipo es excederse en las cantidades, y precisamente “esa alta densidad energética favorece la aparición de la obesidad””. Moreno puso como ejemplo el caso de las hamburguesas “no tienen por qué ser perjudiciales para los niños, siempre que se consuman de manera adecuada y no se abuse de ellas”.

Según el doctor Moreno, lo más importante es “cambiar nuestros hábitos alimenticios y transmitírselos correctamente a nuestros hijos”.

Siguiendo esta línea, Ricardo Martí Fluxa, presidente del Instituto Tomás Pascual Sanz, señaló que “es positivo que los niños interioricen todo tipo de sabores desde pequeños”, mostrándose partidario de ofrecerles “verduras y hortalizas” para que se “familiaricen con su sabor”. Martí Fluxá recordó que el principal objetivo del Instituto que preside es divulgar buenos hábitos de alimentación y nutrición, especialmente dirigidos a la población infantil.

El doctor Moreno apostó por la educación como la manera más eficaz de prevenir la aparición de obesidad. “Se debería enseñar nutrición desde los primeros años de colegio para que el niño sepa, por ejemplo, la importancia de las vitaminas y los minerales en su alimentación y entienda la diferencia entre las proteínas y los hidratos de carbono”.

Algunos de los factores que juegan un papel fundamental son la actividad física; la moda, a la que la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada considera que, aunque está dirigida a niños, “las colecciones son muy oscuras y llevan diseños de adultos, lo cual es una forma de “reducir la infancia”, porque la ropa infantil debe ser “alegre, lúdica y colorista””.

Félix Lobo, presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, comentó que “la obesidad infantil es “un grave problema mundial que involucra a padres, colegios e instituciones”. España está en el primer puesto de Europa de obesidad infantil en niños de 2 a 9 años. Según Lobo, está relacionado con “las condiciones de vida de la sociedad moderna, donde hay poco tiempo y dinero para planear un menú saludable”.