La multinacional alemana Henkel ha adquirido el negocio de adhesivos y selladores para el sector del automóvil de la firma italiana Vagnone & Boeri, que mueve una facturación anual en torno a los 11,8 millones de euros (cerca de 2.000 millones de pesetas). Una operación que convierte a Henkel en el mayor proveedor del grupo Fiat.