ARAL Digital.- La propietaria de la marca de pañales Huggies, Kimberly-Clark ha invertido 3 millones de euros en su fábrica de Calatayud, Zaragoza, para desarrollar la tecnología Confortfit, la cual revertirá en una nueva generación de pañales Huggies, más finos, adaptables y confortables para los niños gracias a una distribución optimizada del mix de materiales absorbentes. Los nuevos pañales saldrán al mercado los próximos meses. Dicha inversión adquiere gran relevancia en estos momentos de tanta precariedad laboral en España y supone una apuesta estratégica por esta planta altamente competitiva, que se dedica exclusivamente a la fabricación de pañales y surte a España y a todo el sur de Europa.

La tecnología Confortfit ha sido desarrollada por los equipos de I D, Ingeniería y Research de la fábrica de Calatayud durante un proceso que se ha desarrollado a lo largo de tres años. Emplea los más modernos medios tecnológicos para una distribución altamente eficaz de los componentes absorbentes del pañal. Además, al ser más finos, el paquete que contiene los pañales resulta menos voluminoso, lo que conlleva un menor impacto medioambiental al reducirse la cantidad de plástico necesario para el packaging y optimizarse la logística de transporte y almacenaje.

La fábrica Kimberly-Clark Calatayud, que pertenece a la multinacional americana desde 1997, da trabajo a entre 250 y 300 personas, 200 de ellas en empleos directos. Se trata de una fábrica altamente competitiva por sus costes de producción y situación geográfica. Surte al mercado español y exporta sobre todo a Italia, Portugal y Francia, y puntualmente a Holanda, los países Nórdicos, Alemania y el Reino Unido.