AMDPress.- La empresa de productos de higiene y salud Kimberly-Clark invertirá más de nueve millones de euros en la planta de pañales que posee en la localidad zaragozana de Calatayud. La inversión, que se hará efectiva entre 2006 y 2007, se enmarca dentro del Plan Global de Negocio de la compañía, un programa que pretende potenciar los países y marcas considerados estratégicos.

Dicho Plan concentra las inversiones en las plantas más productivas, con el fin de incrementar su capacidad de fabricación y su competitividad, por lo que la cuantía previstas en Calatayud confirma tanto su futuro dentro de la estructura productiva de la empresa en Europa, como su papel en el suministro de productos para los mercados del Sur del Continente. Actualmente, la planta exporta más del 50% de su producción a otros países europeos.

En la factoría aragonesa de Kimberly-Clark, que da empleo a más de 250 personas, se han efectuado sucesivas inversiones de actualización en los últimos años, destinadas a mejorar su estructura productiva. Así, en 2005 se ha abordado una primera fase que ha incluido la adquisición de un equipo nuevo de paletización automático y el comienzo de la instalación de un moderno sistema de prevención de incendios que finalizará, junto con otras mejoras, en 2007.

El dinamismo del mercado español está detrás de la decisión de la empresa de invertir en esta planta, que, además de estar ubicada en un país estratégico, fabrica una marca clave para la compañía, Huggies. Además, el grupo cuenta con otros cuatro centros productivos en España; Doñinos de Salamanca y Telde (Gran Canaria), donde se fabrican derivados de tisú (papel higiénico, rollos de cocina, servilletas y pañuelos), Arceniega, especializada en geles industriales para el lavado de manos y transformación de tisú, y Aranguren (Navarra), que produce tisú para industria y colectividades.