AMDPress.- La Comisión Europea confirmó ayer, 11 de noviembre, que la compra de Moulinex por parte de SEB, ambos fabricantes de pequeños electrodomésticos, no plantea problemas de competencia en España, Finlandia, Irlanda, Italia y Reino Unido.

Esta reconsideración obedece a la decisión del Tribunal de Primera Instancia, de abril de este año, que confirmaba la decisión de la Comisión en cuanto a la remisión del asunto a Francia para los aspectos nacionales así como las condiciones impuestas en una serie de países europeos, pero que anulaba la autorización incondicional en los cinco estados miembros restantes.

Ahora, el nuevo análisis en profundidad confirma que los consumidores españoles, finlandeses, irlandeses, italianos y británicos gozan de suficiente competencia después de la fusión. La conclusión es que el grupo SEB no detentará ni reforzará una posición dominante en ninguno de los mercados en cuestión, ni por la suma de cuotas de mercado resultante de la operación, ni por su posición global en el sector del pequeño electrodoméstico en su conjunto (efecto de alcance y de cartera).

SEB es uno de los primeros fabricantes de pequeños electrodomésticos, con marcas de alcance mundial (Tefal, Rowenta) y otras más locales (Calor y SEB en Francia y Bélgica, Arno en Brasil y países del Mercosur, y Samurai en los países del Pacto Andino). Moulinex, empresa también francesa, era un competidor directo de SEB, con dos marcas a nivel mundial, Moulinex y Krups. Bajo estas marcas ambas empresas fabrican freidoras, tostadoras, cafeteras eléctricas, robots de cocina, planchas y otros pequeños electrodomésticos.