AMDPress.- El comisario europeo para la Protección de la Salud y el Consumo, David Byrne, presentó el pasado 29 de octubre en Bruselas el lanzamiento de las "Normas Internacionales de Fabricación de Productos con Cartón Sólido y Corrugado" que garantizan los estándares de seguridad y efectividad para el envase y el embalaje y recordó el importante papel que juega esta industria para el funcionamiento equilibrado del mercado.

Byrne resumió en su discurso los progresos realizados desde 1999, fecha en que se hizo cargo de la oficina de seguridad alimenticia, en los que se ha creado un marco jurídico actualizado. La normativa general de alimentos lleva dos años en vigor; La Autoridad Europea de Seguridad Alimenticia está completa y trabajando; el envase de máxima seguridad alimentaria se encuentra en su fase final; las medidas específicas en Gmos, TSEs y zoonosis, productos animales, etiquetado para comida, sustancias perniciosas (como pesticidas, aditivos o antibióticos) y las diversas propuestas para los controles necesarios en los alimentos que ya forman parte de la legislación.

Todas estas medidas se supeditan a asegurar el alimento en todos los procesos de la cadena "de la granja al plato", incluyendo el transporte y el envase y embalaje, aseguró Byrne. Además, remarcó el papel del envase como clave en el proceso ya que "informa, facilita la elección del consumidor y protege la comida para asegurar su calidad y seguridad".

En la actualidad, todos los materiales y artículos producidos para la comida deben cumplir la normativa marco 89/109 para evitar la contaminación medioambiental y al producto, tal y como recientemente ocurrió con una sustancia posiblemente cancerígena encontrada en las tapas de los potitos que tenía riesgo de pasar al alimento.

En lo sucesivo y, para mayor seguridad, tanto la industria alimenticia como la del envase y embalaje serán las responsables del cumplimiento de estas obligaciones con la firma por escrito de su adhesión. La norma exigirá la inserción de un símbolo, formado por un tenedor y un vaso, en todo artículo que pueda entrar en contacto con los alimentos, explicó David Byrne.

La legislación para envases en cerámica y plásticos ya ha sido armonizada, lo que representa más de la mitad de todos los materiales de envasado. Para otros tipos se adoptaron directivas urgentes cuando se descubrieron sustancias peligrosas para la salud como el cloruro de vinilo en las botellas de plástico y nitrosaminas en las tetinas y chupetes para bebés.

La seguridad alimenticia está ligada a la innovación en el envase y embalaje, por lo que se lanzará una nueva norma que regulará el "envase activo", que prolonga el ciclo comercial del alimento y el "envase inteligente" que controla las condiciones de la comida envasada, y fijará las necesidades de trazabilidad para todas las fases de producción y distribución de la comida.