AMDPress.- La fábrica de la compañía MB España, filial del grupo juguetero estadounidense Hasbro, situada en Ribarroja del Turia (Valencia) está abordando una diversificación de su actividad, hasta ahora centrada en la producción de juguetes, y ha comenzado a aceptar pedidos de fabricación de clientes externos de sectores ajenos a su mercado habitual. Actualmente ya tiene proyectos en marcha para empresas de electrodomésticos, industria auxiliar del automóvil, sector hospitalario y puericultura, además de tener en fase de estudio propuestas para, entre otros sectores, industrias del envase y el embalaje, tanto en España como en otros países europeos.

Para este proceso de diversificación, MB pone a disposición de sus futuros nuevos clientes una fábrica totalmente renovada en 1999, ubicada en una parcela de 70.000 metros cuadrados, dotada de departamento de diseño, ingeniería de producto, tecnología de producción por inyección, moldeo y soplado, y líneas de ensamblaje y embalado. El objetivo es ofrecer a las empresas que centren sus inversiones en I D, y subcontraten a MB la producción.

MB opera dentro de la estructura del grupo Hasbro en España, que en 1999 se reorganizó creando MB Iberia, SL, para comercializar en España y Portugal el catálogo de productos del grupo, y MB España, SL, como empresa fabricante de juguetes para filiales de Hasbro en España y el resto del mundo.

Hasbro Ibería emplea a unas 125 personas y sus ventas en 2001 (último dato disponible) fueron de 65 millones de euros. MB España cuenta con una plantilla de 550 personas fijas, y hasta 250 eventuales en temporadas punta, y en 2002 alcanzó unas ventas de 25,6 millones de euros con una producción de 9,6 millones de unidades, que supusieron un 57% más que en 2001, básicamente motivado por la captación de pedidos en los EEUU. Las exportaciones suponen actualmente el 95% de su producción.

Las previsiones de MB para 2003 se cifran en lograr que el 15% de su producción corresponda ya a clientes externos, lo que implicaría un aumento en ventas de ese mismo nivel, y que llegue a suponer el 25% en 2005.