Aral Digital.- La salud, que hoy 7 de abril, celebra su día, es el principal factor para los españoles a la hora de escoger su menú, según Worldpanel Usage, el panel sobre hábitos alimentarios en el hogar de TNS Worldpanel. Aún así, uno de cada dos españoles ya padece sobrepeso y el 15% son obesos. En apenas 20 años, la cifra se ha duplicado en nuestro país y se anuncia su ascenso de cara al futuro, pudiendo llegar a alcanzar a uno de cada cinco individuos en 2015.

Los españoles realizamos en casa más de 1.000 millones de ingestas semanales, o lo que es lo mismo, 3,3 ingestas diarias por individuo. Sin grandes cambios en los últimos 5 años, continuamos haciendo las ingestas principales en casa, desayunamos, comemos y cenamos en casa seis de las siete veces posibles a la semana.

Aunque la búsqueda de productos sanos o saludables y la rapidez en la preparación del menú son motivaciones presentes a todas horas cuando se trata del consumo de alimentos y bebidas en casa, sólo en tres de ellos, media mañana, comida y merienda, es el motivo principal. La búsqueda de la salud disminuye a medida que avanza el día.

En el momento del desayuno nos movemos por la rutina. Buscamos algo que sea rápido y si es sano, mejor; productos como cereales, zumos, cafés y tostadas dan con estos requisitos. El 25,9% de los desayunos se deciden en base al motivo costumbre, seguido de la salud (20,5%) y la rapidez (20,3%).

En cambio, a media mañana tenemos dos razones que condicionan nuestra elección, placer (14,6%), porque apetece picar alguna cosa como frutos secos, o salud (22,6%), especialmente por dietas que requieren comer cada cierto tiempo, entrando ahí productos como las barritas de cereales. Por rapidez se eligen el 16,4% de los menús de media mañana.

La practicidad y la variedad del menú, así como la necesidad de acabar los productos que tenemos en la despensa y se tienen que consumir estructuran las prioridades en el momento comida, intercalando entre pasta, arroz, legumbres y verduras para los primeros platos de toda la semana. El 19,9% por salud, el 15,7% por la disponibilidad de producto en el hogar y el 13,7% por rapidez.

La merienda es un momento menos racional, nos decantamos por productos que nos apetecen o que nos permiten apaciguar el apetito hasta la cena: las galletas rellenas, la bollería envasada o la crema de cacao cubren esta necesidad. La salud, con el 19,9%, la rapidez, con un 17,7%, y el placer, con un 14,5%, forman los 3 drivers principales de decisión a la hora de elección del menú.

El momento convenience llega con la cena. Después de todo el día sin parar buscamos una solución rápida y cómoda, que nos permita tener más tiempo, tortillas, huevos o sopas preparadas se presentan como soluciones. El 20,5% por rapidez, el 18,7% salud y el 12,5% por disponibilidad de lo que haya en casa decide el menú.

Después de cenar es el momento donde el placer toma mayor importancia. Una vez cenados, nos consentimos un capricho antes de ir a la cama: todo tipo de chocolates, frutos secos, bebidas alcohólicas e infusiones son el previo al fin del día. 26,2% placer, el 10,9% salud son los principales motivos.