AMDPress.- Las ventas netas de Kimberly-Clark en el segundo trimestre (finalizado el 30 de junio) de su ejercicio fiscal han ascendido a más de 3.800 millones de dólares, lo que representa un crecimiento del 6,5% respecto al mismo período de 2003, mientras que el beneficio neto se situó en 454 millones de dólares, un 8,9% más, según comunicó la compañía. Así, los resultados del primer semestre del año reflejan unas ventas netas de 7.575 millones de dólares (8,1% más respecto al mismo periodo en 2003) y un beneficio neto de 913,6 millones de euros ( 12,1%).

La división de productos de tisú incrementó sus ventas un 6%, destacando la caída de los precios netos de venta un 3%, como consecuencia de la competitiva actividad promocional en Norteamérica y Europa. Por su parte, el negocio de cuidado personal ascendió más del 4% en ventas, pese a que en Europa decrecieron un 2%. Según la compañía, los efectos monetarios impulsaron las ventas un 8%, aunque el volumen bajó un 7% y los precios netos declinaron casi un 3%.

Para el ejercicio completo, Thomas J. Falk, presidente y consejero delegado, ha mostrado su confianza en el balance del año, teniendo en cuenta los resultados de la compañía en el primer semestre.

La multinacional Kimberly-Clark, presente en más de 150 países, produce y comercializa en España marcas de higiene y cuidado personal como Scottex, Kleenex o Huggies.