AMDPress.- El productor de electrodomésticos Merloni, que comercializa las marcas Ariston e Indesit, cerró el año 2002 con una facturación de 2.480 millones de euros, lo que supone un incremento del 26% respecto al ejercicio anterior; además tuvo un beneficio antes de impuestos de 165 millones de euros.

La mitad de este incremento corresponde al crecimiento propio, mientras que la otra mitad se debe a la consolidación de los ingresos de GDA, compañía inglesa que fabrica los electrodomésticos Hotpoint, y sobre la que Merloni ha conseguido una participación del 60%, que en el 2003 pasará a ser del 100%. Asimismo, durante el pasado año, el grupo consiguió la plena incorporación de la marca rusa Stinol.

El margen bruto de explotación creció un 40%, hasta situarse en 319 millones de euros. Con respecto a la facturación, el margen bruto de explotación se incrementó un 12,9%, frente al 11,5% de 2001. Esta mejoría se debió a la optimización de la producción y los beneficios de las nuevas economías de escala, que compensaron el encarecimiento del coste de las provisiones. Por su parte, el margen de explotación fue de 203 millones de euros, lo que supuso un aumento del 45%. Respecto a la facturación, el margen de explotación creció un 8,2% frente al 7,1% de 2001.

En cuanto a las inversiones del grupo en productos, procesos y tecnologías de la información, las cifras fueron muy similares a las de 2001, con un gasto de 102 millones de euros. En publicidad y promoción Merloni acumuló un gasto de 86 millones de euros, un 13% más que en 2001. La rentabilidad de las inversiones antes de impuestos se incrementó hasta el 31% frente al 25% de 2001. Asimismo, la rentabilidad de los recursos propios antes de impuestos fue de un 34%, frente al 28% de 2001.