AMDPress.- La marca de detergentes Colón, propiedad de Reckitt Benckiser, recupera la estrategia publicitaria de los años ochenta con la vuelta de “El Hombre Blanco”, aquel personaje de los anuncios que invitaba a comparar la eficacia de Colón con los detergentes habituales de las amas de casa.

Este regreso ha tenido lugar en la Plaza de Santa Ana de Madrid, donde se instalaron lavadoras, secadoras y planchadoras en las que los ciudadanos podían hacer su colada y comprobar los resultados que se obtiene al utilizar Colón.