Aral Digital.- El holding industrial barcelonés Puig ha cerrado 2010 con una facturación de 1.202 millones de euros, lo que supone un incremento del 22% respecto al ejercicio anterior (984 millones). Asimismo, la empresa ha pasado de un beneficio operativo de 97 millones de euros en 2009 a los 184 millones de euros en 2010. Además ha obtenido un beneficio neto de 130 millones de euros, es decir, un 57% más que en 2009 (83 millones).

En un balance de los últimos cinco años, Puig ha destacado que ha aumentado considerablemente su cuota de mercado en el sector de la perfumería selectiva, pasando de un 3,7% en 2005 a un 7% en 2010, consiguiendo capturar el 35% del crecimiento mundial en ese sector durante este periodo. Esta positiva evolución es posible, en parte, gracias al "extraordinario crecimiento" de la marca Paco Rabanne, con los perfumes One Million y la femenina Lady Million, cuyo lanzamiento está siguiendo la "exitosa" senda de su versión masculina, según indican desde la firma. Otro de los motores de crecimiento en perfumería han sido las fragancias 212 VIP de Carolina Herrera, L’Élixir de Nina de Nina Ricci e Infusion d’Iris de Prada.

En cuanto a la moda, Carolina Herrera ha superado al año 2009 gracias a su línea Carolina Herrera New York, vestida por celebridades como Renée Zellweger o Cameron Diaz. Además, la apertura de nuevos puntos de venta en Nueva York, Londres, Brasil o Costa Rica, ha elevado a 70 su número de tiendas en todo el mundo, lo que ha aumentado también sus beneficios. Por su parte, el otro gran pilar de Puig en la moda, Nina Ricci, ha mantenido su consolidación gracias a la "excelente" acogida de su última colección, Portrait of a Lady.

Durante el primer trimestre de este 2011, las cifras de ventas de Puig han representado un crecimiento del 22% respecto al año anterior. Y es que para este año la distribuidora planea superar los 1.300 millones de euros en ventas. Para conseguirlo cuenta con el lanzamiento de las nuevas fragancias de Valentino y Prada en el sector de la perfumería y con el regreso de Paco Rabanne al mundo de la moda, cuyo primer desfile tendrá lugar en la semana de la moda de París durante el próximo otoño.

Estas novedades se incluyen dentro de lo que Puig ha denominado Plan Centennial 2011-2014 (año del centenario de la compañía), un plan a cuatro años con el que se propone alcanzar el 10% de la cuota de mercado mundial en perfumería selectiva.