AMDPress.- Puig Beauty&Fashion Group alcanzó en 2003 una facturación de 893 millones de euros, cifra ligeramente inferior a la del año anterior pero que en términos constantes representa un crecimiento del 1%, tal como ha dado a conocer en la mañana de hoy, 21 de julio, en Barcelona. De esta facturación, el 49% correspondió a la división Puig Prestige Beauty Brands; el 46% a Fragancias y Cuidado Personal; y el 5% restante, a la de moda. Entre sus objetivos destaca aumentar la facturación entre un 5% y un 10% en un periodo de tres años, hasta llegar a 1.100 millones de euros.

Del total de ventas del grupo, el mercado español supone un 49%, al tiempo que Europa representa un 67% de las mismas, cifra que permite observar una fuerte concentración en este continente. Estos datos globales varían atendiendo a las diferentes divisiones en las que opera. Así, el 85% del mercado de consumo se vende en España, a diferencia de su mercado de lujo, en el que el mayor montante corresponde al extranjero (86%), quedando el 14% restante para nuestro país.

Tal como ha apuntado Javier Cano, presidente del grupo, todas las decisiones a adoptar están orientadas a optimizar sus recursos en un medio-largo plazo. Así, la compañía ha previsto importantes planes de futuro para el próximo año en las distintas divisiones en las que opera.

En el caso de Fragancias y Cuidado Personal (división de consumo), el grupo ha anunciado un triple objetivo. En primer lugar, tiene previsto lograr un incremento de la cuota de mercado en las categorías donde ya es líder (fragancias y geles de baño). En segundo, realizará un proceso de internacionalización de sus marcas, para lo que creará una filial en Estados Unidos (Nueva York) -hasta la fecha operaba en la región principalmente a través del mercado selectivo -, con el fin de internacionalizar las marcas Antonio Banderas, Barbie y My Scene, que el grupo sitúa en el segmento semi-selectivo o upper class. La filial, que se pondrá en marcha el próximo mes de julio, tiene como objetivo incrementar de forma notable los puntos de venta de estas marcas en el mercado americano. Una vez acometido dicho proceso, el conjunto de actividades de Puig en este país ascenderá a 100 millones de dólares.

El triple objetivo culmina con la diversificación de firmas, un proceso en el que tendrá un peso destacado el desarrollo de Maison Parfum, a través de la apertura de cuatro nuevos puntos de venta que tiene previsto acometer y que se sumarán a los ya existentes en Barcelona y Madrid. Además, el grupo está negociando la implantación de corners en los principales centros comerciales y grandes almacenes.

Por lo que respecta a la división selectiva de perfumería y cosmética (Puig Prestige Beauty Brands) y a la de Moda, el principal objetivo se centrará en el desarrollo tanto de las marcas propias (Carolina Herrera, Paco Rabanne y Nina Ricci) como de aquellas que tiene por concesión (Prada y Comme des Garçons), además de aumentar el grado de conocimiento y prestigio de las mismas en España y en el resto de países donde están presentes. Javier Cano ha incidido en el desarrollo de un modelo mixto con el que potenciar todas las enseñas, propias y de concesión.

Durante el acto se ha anunciado también la incorporación de Pedro Nueno Iniesta y José María Puig al Consejo de Administración de la compañía que, tras el nombramiento de Manuel Puig y Marc Puig el pasado mes de abril, alcanza los diez consejeros previstos.