SCA ha ampliado su fábrica situada en Allo, Navarra, reforzando su compromiso con la región así como con España. Durante los últimos meses, la compañía ha realizado grandes inversiones en Allo para instalar líneas de producción adicionales que han incrementado la capacidad de producción en un 100%. Además, SCA ha construido un nuevo centro internacional de distribución (IDC) completamente automatizado.

Según Juan Pablo Gallego, director de la planta de SCA en Allo, "esta es la mayor inversión de SCA en la fábrica desde que fue adquirida por la compañía hace tres años. Esto nos permite reforzar nuestro papel como uno de los principales centros productivos de SCA en España y fortalecer nuestro compromiso con la región, situando a la compañía como uno de los principales empleadores en el territorio".

El nuevo almacén, en el que SCA ha invertido 18,5 millones de euros, cuenta con 13.000 m2 y se destinará a almacenar productos fabricados en la planta y distribuirlos en el mercado ibérico así como a algunos países vecinos de la UE. De este modo, Colhogar, marca tradicionalmente fabricada en Allo, compartirá espacio con productos de Mercadona, de quien SCA es interproveedor, así como con las marcas de otros distribuidores de la península.

El nuevo centro, además de cambiar el mapa de la planta de Allo, permite almacenar hasta 150 pallets cada hora y cargar hasta 8 camiones en ese tiempo. De hecho, las nuevas instalaciones –distribuidas en ocho niveles- cuentan con una capacidad de 23.000 bases de pallet o lo que es lo mismo, alrededor de 600 camiones. En cada nivel, un trolley automático se encarga de mover horizontalmente los pallets a lo largo de los 130 metros del almacén.

Por otro lado, las líneas de producción añadidas han permitido doblar la capacidad de producción de la planta. De este modo, SCA responde a las demandas del mercado, reforzando la producción de marcas propias como Colhogar y proporcionando productos de calidad a sus socios clave, como Mercadona y Eroski. Gracias a la inversión realizada por SCA, la planta ha aumentado un 50% su plantilla desde su adquisición a Georgia Pacific en 2012, empleando actualmente alrededor de 410 trabajadores.