Tiende uno a pensar en España como una de las principales potencias turísticas, culturales y gastronómicas del mundo. Se baten récords de llegada de turistas, contamos con un patrimonio cultural de valor incalculable y los cocineros se han convertido en unos de los mejores embajadores de la Marca España.

Quizá nos cueste más identificarnos como una potencia agroalimentaria. Y sin embargo, este sector es el segundo por volumen de negocio después del turismo. Nada menos que unos 100.000 millones de euros, lo que se traduce en un 8,8% del Producto Interior Bruto, el 16% de las exportaciones, unos 2,3 millones de empleos y 28.000 empresas.

¿Por qué es importante tenerlo en cuenta? Porque más allá de las cifras, nos encontramos ante un sector estratégico que abarca desde el sector primario (agricultura, ganadería y pesca) y la industria transformadora (alimentación, fabricación de bebidas) hasta diferentes sectores auxiliares (packaging, logística, TIC, etcétera).

Hace falta una iniciativa que promueva y afiance el espíritu emprendedor en esta industria y alimente (nunca mejor dicho) el tejido auxiliar. De ahí la importancia de contar con aceleradoras de startups agroalimentarias.

Debemos contribuir a que las buenas ideas se conviertan en empresas que innoven y aporten valor añadido. No podemos permitirnos que la financiación, la burocracia o la falta de asesoramiento trunquen esos sueños, y menos en un país con una alta tasa de paro, un país en el que el emprendimiento se ha convertido en una alternativa de peso a la hora de encontrar una salida en el mercado laboral. Según la última edición del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), el 53% de los españoles considera que emprender es una buena opción de carrera, aunque las cifras demuestren que seguimos estando aún por debajo de la media internacional. Una muestra: en 2014, el índice TEA (Tasa de Emprendimiento Temprano) en España fue del 5,5%, tres décimas más que el obtenido el año anterior. Esta tasa mide las iniciativas emprendedoras con menos de tres años y medio de vida en el mercado, sobre la población de 18-64 años.

Debemos contribuir a que las buenas ideas se conviertan en empresas que innoven y aporten valor añadido

Por eso nace Orizont, una aceleradora promovida por Sodena (Sociedad de Desarrollo de Navarra) cuyo objetivo es revitalizar y fortalecer el sector agroindustrial. ¿Cómo? A través de la aceleración de hasta ocho proyectos de procedencia tanto nacional como internacional en etapa temprana de desarrollo (fase que se denomina early stage) o ya constituidos, con una propuesta de negocio, escalables y a una distancia al mercado inferior a un año.

La importancia de promover el sector y aquellas ideas innovadoras que nacen en torno a él es fundamental. En 2014 había registradas 28.394 empresas del sector industrial agroalimentario y durante la crisis el ritmo de destrucción de las compañías de este sector ha sido mayor que el resto. Y las dificultades para obtener financiación también se acentúan. Lo demuestra el hecho de que menos del 1% de las operaciones de private equity y venture capital durante 2014 tuvieron como receptor al sector de la alimentación y bebidas, en concreto cinco operaciones, según el Instituto de Capital Riesgo. En Orizont, cada proyecto contará con una dotación económica de 110.00 euros, dividido en tres partes: 80.000 euros en préstamo participativo, 20.000 euros en capital y 10.000 en un bono para servicios externos de consultoría.

Y como no solo es importante el dinero para arrancar con un proyecto, Orizont cuenta con un programa de aceleración diseñado por CEIN, instalaciones acondicionadas para la empresa y alojamiento para sus creadores en Tudela (Navarra) y, lo que es más importante, acceso a un consejo asesor en el que participan algunos de los pesos pesados del sector, como Coca-Cola, General Mills, Mahou-San Miguel, Viscofan, IESE, FIAB y CNTA. Así como una red de mentores y empresas colaboradoras.

Título, guión, escenario y productores. A esta película solo le falta una cosa pero sin la que es imposible seguir adelante: los actores. Habrá que esperar a julio para tener listo el reparto. Y ¡acción!