El descenso del consumo fuera del hogar continuó penalizando la actividad de las empresas mayoristas de alimentación para hostelería en 2013, según DBK, filial de Informa D&B (Grupo CESCE). Así, la facturación al canal de hostelería de las empresas mayoristas se cifró en unos 5.900 millones de euros en 2013, lo que supuso un retroceso del 3,3% respecto a 2012, ejercicio en el que disminuyó un 4,3%.

Las ventas de productos de alimentación efectuadas por los mayoristas al canal de hostelería se cifraron en unos 2.900 millones de euros en 2013, representando el 49% del total. Por su parte, las ventas de bebidas alcanzaron los 3.000 millones de euros, aportando el 51% del negocio. 

Los mayoristas reunieron el 36,3% del valor total de las compras realizadas por las empresas de hostelería en 2012, participación que en los últimos años ha registrado un moderado aumento.

La actividad de los establecimientos cash & carry también mantuvo un comportamiento negativo en 2013, de manera que su cifra de negocio disminuyó un 5,3% respecto a 2012, situándose en 3.550 millones de euros.

Las previsiones para 2014 apuntan todavía a una pequeña caída del negocio de los mayoristas y establecimientos cash & carry, estimándose que su facturación repuntará a partir de 2015, una vez que la mejora de la coyuntura económica se traduzca en un incremento de los ingresos de bares y restaurantes.