La firma aragonesa Araven, presenta al mercado su nueva gama “Oceanis”, sus productos ShopRoll y Loop pero elaborados con plástico marino reciclado, procedente de cuerdas y aparejos de pesca desechados. La novedad será presentada en la feria especializada Euroshop, que se celebra en Düsseldorf (Alemania) del 16 al 20 de este mes.

Estos equipos suponen un 27% de la basura que contamina los mares y uno de los más peligrosos por la “pesca fantasma” que provocan al atrapar a peces y otras especies, por lo que con su reutilización se ayuda a mejorar el ecosistema marino y reducir los residuos.

Cada cesta o carro incorpora un 25% de plástico reciclado a partir de redes y cuerdas de pesca

El rasgo más característico de la gama Oceanis es que cada cesta o carro incorpora un 25% de plástico reciclado a partir de redes y cuerdas de pesca, aprovechando que todos estos productos se elaboran en polipropileno. Araven compra en los puertos europeos, a empresas especializadas, granza de plástico, obtenida a partir de las redes estropeadas y convertida así en nueva materia prima, lista para ser reutilizada.

Oceanis ofrece con este material todos sus carros de compra compacto Loop y cestas con ruedas y asa telescópica ShopRoll. Por primera vez, se ofrece en el mercado un equipamiento integral con productos reciclados. Su origen se muestra también en su color característico verde agua, basado en el más usual de las cuerdas utilizadas para la pesca, aunque también se ofrece en negro, para adaptarse a la imagen de cada cliente.

El diseño y características técnicas son idénticas a las de todo el catálogo de Araven. Así, Oceanis garantiza todas las ventajas de la firma, como la facilidad de manejo, las innovaciones para mejorar la experiencia de compra, el ahorro de costes o la garantía higiénico-sanitaria, a las que se suma el apoyo al cuidado de los océanos.

Una cesta o carro Oceanis equivale a dar una segunda vida a 1,5 metros de cuerda de 2 centímetros de grueso

Una cesta o carro Oceanis equivale a dar una segunda vida a 1,5 metro de cuerda de 2 cm de grueso, que de acabar en el agua amenazaría a peces y mamíferos marinos y alteraría sus hábitats durante los 600 años que le cuesta degradarse. Además, la utilización de material reciclado supone un importante ahorro en la emisión de gases tóxicos a la atmósfera. Cada kilogramo de polipropileno virgen equivale a 2,5 kg de CO 2 , que en el caso del reciclado se reduce a 0,3 kg: un 80% menos. El porcentaje de material reciclado en los productos Oceanis supone por tanto una reducción de 20 % en las emisiones.

Desde Araven se destaca que dentro de su línea de investigación, se está trabajando ya en el objetivo de desarrollar fórmulas y tecnologías que permitan aumentar el porcentaje de plástico reciclado, manteniendo la calidad y durabilidad final, y así avanzar cada vez más en la meta de reducir la contaminación causada por el plástico.

A los beneficios directos para proteger el medio ambiente de todos los productos Oceanis se suma además que Araven dona parte de los beneficios de cada venta a la ONG Plastic Change, una organización de referencia en Europa dentro en el esfuerzo por reducir y gestionar adecuadamente los residuos plásticos, como uno de las principales causas de contaminación de la Tierra.