IPP está implementando activamente acciones para reducir su huella de carbono y el consumo de energía no renovable. Este esfuerzo se traduce en varias iniciativas, como por ejemplo, participar en el programa Lean & Green o analizar el ciclo de vida de sus pallets.

Las emisiones de dióxido de carbono de todos sus pallets que no se pueden eliminar, se compensan a través de proyectos certificados como el programa Clean CO2. Estos programas ofrecen beneficios ambientales y sociales en la geografía en la que se desarrollan y permiten una reducción real y medible de las emisiones de carbono.

Pero IPP no se detiene ahí. Si bien los principios de reutilización, reparación y reciclaje son intrínsecos al sistema de pooling, la compañía ha decidido compensar las emisiones de carbono asociadas a todos sus pallets en Península Ibérica, extendiendo este beneficio a todos sus socios, sin excepción. En otras palabras, todos los pallets que entrega IPP a un cliente, tienen una huella de carbono cero.

El objetivo de la compañía es incrementar sus esfuerzos para reducir gradualmente sus emisiones de dióxido de carbono. Estas iniciativas nacen del compromiso de IPP de impulsar su modelo de Economía Circular, un modelo que fomenta la sostenibilidad y la contribución a un mundo más sostenible.