Linde Material Handling, como parte de su estrategia de sostenibilidad, utiliza evaluaciones de rendimiento en materia ambiental para analizar y documentar el impacto ambiental de sus productos a lo largo de su ciclo de vida útil. Como parte de este proceso, se han evaluado las emisiones de los gases de escape en las carretillas con motor de combustión de la marca y los resultados han sido que en el segmento de mayor volumen de ventas, el de las carretillas con capacidades de carga comprendidas entre 2,5 y 3,5 toneladas, las máquinas diésel Linde son las más ecológicas. Asimismo, estas carretillas también consiguen las emisiones de gases de escape más bajas en los demás segmentos. Es decir en las capacidades de hasta 2,5 toneladas, como también en los que abarcan de 4 a 8 toneladas de capacidad de carga.

Con las carretillas diésel Linde H25 a H35 EVO, Linde Material Handling cumple con la estricta Fase 3B de las directivas europeas sobre emisiones 97/68/EC y 2004/26/EC para vehículos, que es aplicable a partir de enero de 2013 a los motores con potencias comprendidas entre 37-55 kW. Los modernos motores diésel common-rail o de conducto común que equipan de serie un filtro de partículas integrado en sus versiones de 44kW de potencia, no solo cumplen con los límites exigidos para emisiones nocivas, sino que, por el contrario, están muy por debajo. El valor de las emisiones de partículas es un 83% inferior al límite, los óxidos de nitrógeno (NOx) y hidro-carburos (HC), un 26% y la cifra de monóxido de carbono (CO), un gas que puede afectar gravemente al sistema respiratorio, se encuentran hasta un 99% por debajo de dicho límite.