Las nuevas carretillas elevadoras diésel de gran tonelaje de Linde HT100Ds-HT180Ds con convertidor de par son la segunda serie en el rango de capacidad de carga de 10 a 18 toneladas que ofrece Linde Material Handling a sus clientes, como alternativa al concepto de transmisión hidrostática. Estas carretillas establecen nuevos estándares en su categoría en cuanto a confort, seguridad, rendimiento operativo y facilidad de mantenimiento.

Gracias a la nueva geometría del vehículo, el conductor dispone siempre de una visión clara de la carga y del entorno. El sistema de postratamiento de gases de escape incluido en el tubo de escape, la entrada de aire y el refrigerador combinado están integrados en el chasis dinámico y proporcionan al operario una visión clara durante la maniobra de marcha atrás. Además, la amplia luna trasera, una posición casi central del asiento y el diseño intuitivo de los elementos de control garantizan un alto nivel de seguridad en todas las maniobras realizadas por el conductor. Durante la elevación de cargas, el conductor dispone de una visión despejada de las horquillas y de la carga a través de la protección del tejadillo de cristal blindado.

En estos nuevos vehículos, la cabina basculante junto con el refrigerador combinado con nivel de refrigerante integrado garantiza un mantenimiento fácil. El motor MTU con postratamiento de gases de escape integrado emplea AdBlue; cumple las normas vigentes de la UE Nivel IV y EPA Tier 4 , y es silencioso, fiable y de bajo consumo.

En cuanto a los intervalos de mantenimiento, no se requiere mantenimiento antes de 750 horas de servicio, lo que lo hace más económico que otros motores en el mercado que lo requieren tras 500 horas de funcionamiento. Por este motivo, las carretillas Linde no son solo significativamente mejores que la media en el mercado, sino que también cumplen con la creciente demanda de periodos sin mantenimiento preventivo lo más largo posible.