Sato ha desarrollado soluciones que produce etiquetas que claramente indican información vital sobre alimentación y bebidas, permitiendo a los fabricantes de alimentos y retailers cumplir con las responsabilidades legales de la Unión Europea y así evitar multas severas. Con el nuevo Reglamento (EU) nº 1169/2011 sobre la información alimentaria que entra en vigor el 13 de Diciembre de 2014, cualquiera que produzca o comercialice alimentos y bebidas sin un etiquetado claro y visible con información de alérgenos, información nutricional o país de origen pueden enfrentarse a una acusación criminal.

Aunque estos pueden ser distintos dependiendo del país, es muy probable que las multas sean severas y oscilen entre multas ilimitadas en el Reino Unido hasta dos años de cárcel en Francia. El objetivo clave del Reglamento (EU) nº 1169/2011 es estandarizar el etiquetado de los alimentos y las bebidas y que los consumidores accedan con facilidad a la información de los ingredientes, información nutricional, país de origen y alérgenos.

El primer requerimiento de la nueva norma es que los fabricantes de alimentos y bebidas, retailers y operadores de la industria alimentaria tendrán que indicar claramente, dentro de la lista de ingredientes, información sobre alérgenos. "El Reglamento tiene un impacto de largo alcance para los fabricantes de alimentos y retailers" ha dicho Makoto Hayama, Managing director of Sato International Europe.

"Las soluciones de SATO para la seguridad alimentaria y etiquetado están implementadas mundialmente, en una variedad de entornos regulatorios, y permitiendo a los clientes adaptarse a los cambios de manera rápida y eficiente." La impresora TH2 de Sato de etiquetas de alimentos es ideal para el etiquetado bajo demanda en una amplia gama de panadería, charcutería, catering y otras aplicaciones de retail.