Los conductores de carretillas en exteriores deben reducir la velocidad cuando entran en el almacén, para llevar con seguridad la carga a su destino y proteger a todos los empleados que trabajan allí. El sistema Linde SpeedAssist ayuda tanto a los conductores como a los gestores de almacén o de logística, ya que detecta si la carretilla se encuentra en el exterior o dentro del almacén, y en consecuencia adapta la velocidad de esta. El Linde SpeedAssist equipado con tecnología de radar independiente del clima, tiempos de respuesta graduales y ajustables, así como sensibilidad en el sensor ajustable, mejorando notablemente la seguridad en el almacén.

Linde SpeedAssist garantiza el control de la velocidad de forma práctica, fácil y rápida y, al contrario que otras soluciones del mercado, no se basa en el clima ni en tecnología de infrarrojos relativamente cara, sino en sensores de radar que cubren un alcance de entre 1 y 24 metros. El uso de tecnología de radar no requiere mayores inversiones, ya que el sensor del radar está colocado en el tejadillo y es a la vez el transmisor y el receptor de su propia señal, que se refleja desde el techo. Esta tecnología indica a la carretilla si está dentro de un edificio o en el exterior, ajustando su velocidad. La fiabilidad operativa no se ve afectada incluso en condiciones climáticas extremas como frío, calor o lluvia intensa. El rango de temperaturas de funcionamiento permitido está entre -40 y 65 °C.

El tiempo de respuesta de los sensores Linde SpeedAssist es ajustable y se puede configurar en cuatro niveles diferentes. De esta forma, se puede adaptar fácilmente a las respectivas condiciones del sitio. El sistema Linde SpeedAssist es una solución útil para adaptar las flotas existentes. Además, se puede integrar bajo petición en nuevas carretillas. Debido al bajo número de componentes y a la simple instalación de esta solución, es también una opción de seguridad viable para vehículos de alquiler.

Consta básicamente de tres elementos: el sensor, un juego de cables con relé y un kit de instalación que incluye un dispositivo de sujeción. La actualización lleva muy poco tiempo si es realizada por un técnico de Linde. La empresa ofrece tres variantes de sensor para garantizar que se cumplen las directrices de telecomunicaciones específicas en los mercados de Europa, EE. UU., Canadá, Brasil, China, Australia y Nueva Zelanda.