Tetra Pak se ha comprometido a reducir en 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero de sus operaciones, que serán al menos un 40% inferiores a las de 2015. Al colaborar con la iniciativa Science Based Targets (SBT – Objetivos con Base Científica), la compañía también se ha fijado un objetivo para 2040, consistente en reducir las emisiones un 58% en comparación con hace un año. Con este compromiso, Tetra Pak se convierte en la primera empresa en la industria del envasado de alimentos en contar con objetivos de reducción del impacto climático aprobados por la iniciativa SBT.

Para alcanzar estos objetivos, Tetra Pak se centrará en tres áreas: impulsar la eficiencia energética, con el objetivo de reducir el consumo de energía en un 12%; comprar electricidad a partir de fuentes renovables, invertir en proyectos de energías renovables y en sistemas de certificados de electricidad renovables; e instalación de sistemas de energías renovables en cada planta, como paneles solares. Además, la compañía se compromete a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en toda la cadena de valor en un 16% por unidad de ingreso para el año 2020, tomando como año de referencia el 2010.

Mario Abreu, vice president Environment de Tetra Pak, señala que "la colaboración con la iniciativa SBT nos ha ayudado a definir con precisión nuestros objetivos de emisión de gases de efecto invernadero y a fijar una dirección basada en datos científicos. Además estos objetivos nos permiten demostrar abiertamente y con precisión la contribución que estamos haciendo a una economía de bajas emisiones de carbono entre los clientes y otros grupos de interés".

Los objetivos de Tetra Pak frente al impacto climático abarcan todos los aspectos de la cadena de valor, desde las materias primas de las que provienen los productos hasta la manera en que éstos se gestionan después de su utilización.