La sociedad holandesa Royal Ahold, propietaria desde octubre pasado del grupo Superdiplo, ha adquirido por 1,478 millones de euros (246 millones de pesetas) las 57.000 acciones del grupo español (que equivalen al 0,11% de su capital) que estaban en poder de los empleados, que podían elegir entre quedarse con sus acciones o recibir una compensación por ellas equivalente a la diferencia entre el precio de la OPA y la cotización de ejercicio de la opción.