La cadena de hipermercados Alcampo, filial del grupo francés Auchan, alcanzó en 2000 una facturación bruta de 2.552,2 millones de euros (424.656 millones de pesetas, un 5,8% más que en el ejercicio anterior. Las ventas netas, a su vez, fueron de 2.321,8 millones de euros (386.322 millones de pesetas), un 5,75% más.

Por su parte, el cash flow bruto registrado fue de 129,8 millones de euros (21.603 millones de pesetas), que representa una subida del 15,8%. El beneficio de explotación creció un 33%, hasta los 68,6 millones de euros (11.413 millones de pesetas), y el beneficio neto aumentó un 12%, pasando de 2.900 a 3.253 millones de pesetas. Estos buenos resultados se deben, según Alcampo, “al aumento de las ventas, como consecuencia de la consolidación de las aperturas realizadas en años anteriores, a la reducción de los costes de funcionamiento, a los ahorros conseguidos en el capítulo de logística y al aumento de la productividad derivada de los cambios en los procesos administrativos”.

Durante 2000, Alcampo inauguró dos hipermercados en Mataró (Barcelona) y Utrillas (Zaragoza), el primero de ellos con gasolinera. Tras estas aperturas, Alcampo cerró el año con 38 hipermercados en 13 Comunidades Autónomas, con una superficie total de ventas de 373.000 metros cuadrados, 12 gasolineras y 12.400 empleados (la apertura de los dos antedichos posibilitó la creación de 650 puestos de trabajo directos). En 2000 también lanzó su marca propia “Auchan”.