Alrededor de unos 60.000 comercios madrileños, de un total de 90.000, tenían previsto cerrar hoy sus puertas en protesta por la aprobación por parte de la Comunidad de Madrid del decreto que fija la apertura de los cuatro domingos del mes de agosto, según estimaciones de la patronal Cecoma. A este respecto, Xavier Argenté, director general de Caprabo, y Silvio Elías Jr., director de e-business, se mostraron también en contra de la política que se está haciendo en materia de horarios comerciales, aunque los establecimientos de su cadena se mantendrán hoy abiertos “por respeto a sus clientes”. Según los directivos de Caprabo, no se vende más por abrir los domingos, sino que lo que se consigue es desplazar la compra a otros días de la semana, y también es falso que se creen empleos, dado que hay unos que se crean y otros que se destruyen.