Las exportaciones españolas de carne (fresca más congelada) y animales destinados al sacrificio (más de 300 kilos) durante el último ejercicio han confirmado el ritmo de crecimiento experimentado en los últimos años. En conjunto, las exportaciones de carne aumentaron un 20% respecto a 1998, mientras que las exportaciones de animales destinados al sacrificio aumentaron un 15%.