La multinacional alemana Bayer tiene previsto potenciar su división de Fitosanitarios con el lanzamiento de nuevos productos, fruto de sus propias investigaciones. El grupo alemán destinará 200 millones de euros (alrededor de 33.277 millones de pesetas) a investigación, principalmente en el área de biotecnología, con la intención de descubrir nuevas sustancias activas y adaptarlas a a la evolución del mercado. Una estrategia, que según el director de la división de Fitosanitarios del Grupo, Joechen Wullf, reportará "un aumento estimado de las ventas de cerca de 700 millones de euros (más de 81.500 millones de pesetas) de aquí al año 2005". Estas inversiones se complementarán con adquisiciones, como la línea de productos Flint de Novartis, marca de fungicidas con un potencial de ventas anuales de 300 millones de euros (49.915 millones de pesetas). Con unas ventas de 2,2 millones de euros en 1999, Bayer es uno de los mayores productores mundiales de productos para la agricultura. A pesar de que el pasado ejercicio fue un año difícil para el sector, las ventas de Bayer aumentaron un 6,5% con respecto al año anterior. Durante el primer trimestre de 2000, el crecimiento de las ventas del Grupo en este sector han crecido un 21%, hasta los 270 millones de euros. Una evolución, que para Wulff se debe "al poder de innovación de la compañía".