Con la pretensión de mantenerse como una de las bodegas líderes de la Denominación de Origen de Calatayud, la familia Langa ha destinado una inversión de 120 millones de pesetas en la mejora y ampliación de sus bodegas. Las obras que comenzaron a mediados del pasado año, se iniciaron con la construcción de un almacén con una superficie de unos 1.000 metros cuadrados. Además se han incorporado nuevos depósitos de acero inoxidable para fermentación controlada, con una capacidad de 25.000 litros cada uno, y adquirido nuevas barricas. Por otra parte, se ha iniciado un plan de mejora y ampliación de sus viñedos que culminará en el 2002 y que se compone de tres fases. La primera ha sido ejecutada este mismo año con la ampliación y modernización de su finca Los Yermos, situada en Torralba de Ribota, con la plantación de hectáreas de Syra y de Cabernet Sauvignon. Para las otras dos fases, que se ejecutaran en su nueva finca de El Frasno a 800 metros de altitud, la familia Langa plantará 30 nuevas hectáreas de viñedo de las variedades Merlot, Syrah, Tampranillo y Chardonnay.