El ejercicio de 1999 ha sido muy positivo para el sector de bebidas en Cataluña, especialmente para el vinícola, según los datos del último "Informe Anual sobre la Industria en Cataluña". Este estudio que elabora la Dirección General de Industrias de la Generalitat, revela unos "resultados extraordinariamente positivos", en concreto en el subsector del cava, cuyas ventas se han situado en 230,5 millones de botellas, lo que representa un crecimiento del 21% respecto al año anterior y una facturación de 125.000 millones de pesetas. Esta dinámica ascendente de las ventas, que ya se había apreciado durante la segunda mitad de la década de los noventa, se ha visto reforzada en 1999 debido en gran parte llamado "efecto milenio". Si en el mercado español las ventas de este producto han superado por primera vez en 1999 la cifra de 100 millones de botellas, es decir un 9,7% más que en 1998, en el exterior se ha experimentado un dinamismo todavía mayor, con un incremento de las ventas de un 32,2% hasta alcanzar los 130,3 millones de botellas. En cuanto a los vinos tranquilos, el estudio pone de manifiesto que el crecimiento de las ventas en ha sido más elevado que el registrado por el cava en el caso del mercado doméstico, donde el incremento del consumo de vinos tranquilos ha sido de alrededor de un 20%, mientras que las importaciones han registrado un aumento inferior al del cava, del 7-8%.