El Observatorio de Transición al Euro de la Generalitat de Catalunya, formado por el departamento de Industria, Comercio y Turismo, las organizaciones de consumidores y los representantes de los comerciantes, ha sido el encargado de difundir entre los establecimientos comerciales el "Código de buenas prácticas". Este código, aprobado por Bruselas en 1998, recoge las cinco normas principales que el comerciante a de tener en cuenta para una correcta transición al euro: utilizar las reglas legales de conversión, formar a los empleados, informar sobre los aspectos básicos de la transición, garantizar a los clientes que no existe un coste adicional por pagar en euros e indicar los precios tanto en euros como en pesetas. Por otro lado, el consumidor podrá reconocer aquellos establecimientos que actúan de acuerdo con el código por medio de una "euroetiqueta" que estará situada en lugar visible de la tienda.