AMDPress.- Caprabo ha remodelado su establecimiento del centro comercial L'Illa de Barcelona, que tiene una superficie de 5.000 metros cuadrados, implantando su nuevo modelo de tienda, que tiene, como objetivo principal, provocar una nueva experiencia de compra en el cliente.

Para conseguir su objetivo, el nuevo diseño del supermercado, que ha sido realizado por la firma holandesa Jos de Vries, potencia la oferta de producto fresco y pretende hacer la compra más ágil, cómoda y funcional para el cliente.

La tienda ha quedado distribuida en tres espacios: producto fresco en la entrada, envasado, bodega y perfumería al fondo, y bazar en la parte derecha del supermercado. Los tres espacios han sido dotados de una decoración, iluminación y colores específicos que los diferencian.

Pasillos más anchos, un mobiliario de menor alzada y más funcional, mayor visibilidad, ampliación del surtido y una redistribución radical de todas las secciones de la tienda son las principales características de este nuevo modelo comercial de Caprabo que aporta, como concepto más innovador la ampliación y cambio de ubicación de las secciones de frescos de fruta y verdura, que ahora se encuentran en la entrada del supermercado. Con ello, Caprabo refuerza su posicionamiento como supermercado de proximidad especializado en producto fresco.

El nuevo diseño de los lineales, con un mobiliario más bajo y funcional que destaca el producto, aporta una mayor visibilidad de toda la tienda desde cualquier punto del establecimiento. Desde la entrada, el cliente puede percibir toda la dimensión del supermercado y situar las diferentes secciones que están señalizadas con carteles de diferentes colores.

Asimismo, el pasadizo central se ha destinado a las ofertas y promociones de diferentes productos, uno de los aspectos más destacados de la nueva política comercial de la compañía que incorpora una amplia cartera de ofertas en precios, lo que representa un hecho diferenciador en el ámbito del sector distribución.

En la banda izquierda del establecimiento, el cliente puede encontrar los productos frescos, refrigerados y congelados. Caprabo ha ampliado el espacio dedicado a estas secciones y ha racionalizado de forma muy importante el orden de los diferentes tipos de productos cono el objetivo de potenciar estas secciones, que ocupan casi la mitad de la superficie de venta del supermercado.

En los lineales de fruta y verdura, los productos se encuentran agrupados por familias y se combina el libre servicio con el producto envasado. Al lado, la pescadería se ha rediseñado usando un mobiliario y colores minimalistas para optimizar la exposición del producto. La carnicería, por su parte, ha incrementado el espacio de libre servicio con un aumento de las neveras si bien se mantiene la compra asistida con especialistas bajo demanda del cliente.

En la parte final de la tienda, se han destinado dos espacios para acoger la bodega y la perfumería. La iluminación y los colores escogidos en la decoración diferencian estos espacios del resto de secciones del establecimiento.

Caprabo tiene previsto implantar este nuevo formato de manera progresiva al resto de tiendas, de acuerdo con las dimensiones de cada una de ellas.